1966- 1970. De cómo el trofeo cambia pero no el valor de conseguirlo.

El año 1966 sería el último en que se entregara el primer trofeo creado expresamente para el Campeonato de Europa de Clubes. El Real Madrid, no dejaría pasar la oportunidad de conquistarlo y lograría, de ese modo, ser el único que lo ostentara en 6 ocasiones durante muchos años.  Aún hoy, tan solo el Milán ha rebasado esa cifra alcanzando los 7 títulos.

Por lo que respecta a esta edición, los “blancos” tuvieron que superar el escollo de un nuevo Feyenoord, de un desconocido Kilmarnock, del Anderlecht y del siempre peligroso Inter de Peiró, Mazzola y Luis Suárez. En la final se encontraría con el Partizán al que vencieron por 2-1, gracias a los goles de Amancio y Serena.

La temporada siguiente, la UEFA extrenó una nueva copa, la de las “grandes orejas” y, la original, que había entregado hasta el momento, decidió dársela al Real Madrid como homenaje a la trayectoria que había cosechado en esos años. Debió gustarle mucho al Celtic porque logró ser superior en cada eliminatoria hasta obtener el premio de disputar la final de Lisboa. Para ello, venció al Zürich, al Nantes, a la Vojvodina y al Dukla de Praga.

Se enfrentaría por el trofeo al Inter de Milán que sufrió más para lograrlo. Ganó al Torpedo de Moscú, al Vasas y al Real Madrid, al que tuvo que vencer en los dos partidos por 1-0 y 0-2, en lo que fue una mala actuación de los “blancos”. Pero peor lo pasaría en la ronda de semifinales donde empató en los dos estadios con el CSKA de Sofía y al que sólo pudo vencer por 1-0 en el desempate jugado en el Comunale de Bolonia.

El 25 de mayo de 1967, el Celtic de Glasgow vencía en Lisboa por 2-1 al Inter de Milán, gracias a los goles marcados por Gemmell y Chalmers, que remontaban el primero del partido, obra de Mazzola de penalti.

La edición siguiente encumbraría al que hoy es otro grande, el Manchester United, y llevaría a la fama mundial a su máxima estrella, Bobby Charlton. Lo conseguiría tras batir al Real Madrid en semifinales con los resultados de 1-0, obra de George Best en el “Teatro de los Sueños”, y de 3-3 en el Santiago Bernabéu, donde los goles de Pirri, Gento y Amancio, no sirvieron para ganar ante los de Zoco (en propia puerta), Sadler y Foulkes.

Y tras ganar, nada menos que al Benfica de Eusebio, en la final disputada en Wembley, el 29 de mayo de 1968. Primero, Bobby Charlton adelantaría a los “reds devils”, a lo que responderían “las aguilas” con un gol de Graça en el minuto 80. Después, en la prórroga, ya no se andarían con contemplaciones y los goles de Best, Kidd y Charlton, todos ellos en el primer tiempo de la prórroga, sentenciarían la final para los ingleses.

El 28 de mayo de 1969, se disputó en el estadio Santiago Bernabéu, otra final que dejaría un gran campeón. El Milán de Trapattoni, Rivera y Prati, entre otros, se alzó con el triunfo sobre el Ajax de Amsterdam donde jugaba un tal Johan Cruyff.

Para llegar, el Milán superó al Malmoe, al Celtic y al Campeón, el United, al que venció en la ida por 2-0 y con el que perdió en Old Trafford por 1-0. Por su parte, el Ajax dejó atras a equipos de la talla del Nuremberg, Fenerbahçe, Benfica y Spartak, al que goleó 3-0 en casa, que le valdría para la vuelta merced a su derrota por 2-0.

La final sólo tendría un dueño, y sería el Milán gracias a la noche de su delantero Prati que marcó tres de los cuatro goles con los que decoró el marcador del Bernabéu: 4-1 al final.

La del 70, era la última final de la década y simbolizó la llegada del declive del fútbol latino y la irrupción del fútbol holandés en Europa, destapando así, a un gran Feyenoord que se llevó el trofeo para su casa. Eliminó por goleada al Rejkiavic, por la mínima al vigente campeón, el Milán, con mucho mérito, y a un desconocido Vorwärts, para acabar superando también al Legia de Varsovia. En la final que se celebró en el Comunale de San Siro, el 6 de mayo de 1970, lograría la victoria frente al Celtic de Glasgow, en lo que era la constatación del fin, por el momento de los equipos latinos que habían dominado el continente. El resultado del encuentro fue el de 2-1, con goles marcados por Gemmell para los escoceses e Israel para el Feyenoord en el tiempo reglamentario. Durante la prórroga, un gol de Kindvall daría la copa a los holandeses.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: