1971- 1976. De la magia de Johan Cruyff al fútbol total de Beckenbauer.

Con la actuación de Pelé en el Mundial de México aún reciente (quizá el único grande que nunca pisó Europa), en septiembre de 1970, comenzó una nueva edición que sería especial por diferentes motivos. Por un lado, fue la primera vez que se disputó la Copa de Europa sin la presencia del Real Madrid, a quien sustituiría su eterno rival, el Atlético. Por otra parte, fue sin duda, el momento de la explosión de otro de los grandes, Johan Cruyff; y con él, de la llegada de uno de los equipos que mejor fútbol ha hecho de todos los tiempos: el Ajax de Amsterdam.

Johan Cruyff, 100% escuela Ajax.

Fue además un período en el que los referentes en Europa no estuvieron a la altura. Ni Milán, ni Inter, ni Benfica, ni Manchester, jugaron ese año. Pero lo que logró el Ajax fue más allá de ganar un torneo. Supuso la implantación de un estilo, una forma de cambiar el fútbol. Ya desde el inicio los “ajacied” no tuvieron complicaciones en sus enfrentamientos con Nëntori Tirana, Basilea y Celtic, recibiendo a los dos últimos en el primer encuentro con sendos 3-0.

El camino les cruzó en semifinales con el Atlético de Madrid, que hizo una gran competición superando al Austria de Viena, al Cagliari y al Legia Varsovia. Algo normal si se tiene en cuenta el nivel de sus delanteros: Ufarte, Luis, Gárate, Irureta y Alberto.

La ida se jugó en el Manzanares y, pese a que se diera por favorito al Ajax, los “colchoneros” vencieron con un solitario gol de Irureta que daba esperanzas de llegar a la final. Pero en el Olímpico de Amsterdam la cosa fue bien distinta. El Ajax sacó su mejor fútbol pese al mal partido de su estrella, Cruyff, y dio la vuelta al resultado endosando al Atleti un 3-0, con goles de Keizer, Suurbier y Neeskens.

Sería el conjunto holandés el que viajaría a Wembley a disputar la final frente al Panathinaikos griego, que pasó por el valor doble de los goles ante el Estrella Roja de Belgrado: 4-1 en la ida y 3-0 en la vuelta le dieron el éxito a los atenienses.

El 2 de junio en Londres nadie dudaba de la superiorida del conjunto de “Rinus” Michels y el Ajax no falló. Se adelantó en el minuto 5 con un gol de Van Dijk y disfrutó de muchas más ocasiones hasta el minuto 87, cuando Haan cerró el resultado.

Al año siguiente, el participante español sería el Valencia, entrenado por Alfredo Di Stéfano, que sólo llegaría a jugar dos rondas. Además, se vivió un hecho sin precedentes: la eliminación de un equipo por un botellazo. Sucedió en octavos. El Borussia Mönchengladbach goleaba en casa al Inter de Milán por 7-1, remontando el 4-2 de la ida en San Siro, cuando un aficionado lanzó una botella, acertando de pleno en la cabeza de Boninsegna. La UEFA decretó que se repitiera el partido y, con el empate a cero del “replay” los alemanes cayeron eliminados.

Roberto Boninsegna fue el jugador agredido.

De todos modos, en esta edición las semifinales se presentaban muy atractivas, si atendemos a los enfrentamientos. Nada menos que un Ajax- Benfica y un Inter- Celtic, todos ya campeones. Pero nada más lejos de la realidad. Un solitario gol de Swart es lo que la afición continental pudo saborear en semifinales. Los “neroazzurri” tuvieron que ganar en la tanda de penaltis tras un doble empate a cero. En Amsteram, los vigentes campeones si lograron un tanto en el duelo de la ida, pero tuvieron que mantenerlo para pasar en Da Luz.

Johan, alzando su segunda Copa de Europa.

El 31 de mayo de 1972, en el estadio De Kuip de Rotterdam, la historia fue bien distinta. Johan Cruyff se echó el equipo a la espalda y regaló uno de sus mejores partidos marcando los goles de la victoria. El marcador reflejaba un 2-0 que hacía al Ajax bicampeón de Europa.

El título de la 72/73 fue el tercero consecutivo para el gran Ajax, pero también el más difícil de ganar por la calidad del fútbol que desplegó. En Europa ya conocían su estilo novedoso y tuvo que enfrentarse, además, a los mejores equipos de la temporada. Como muestra, vale comentar la eliminatoria de cuartos que jugó ante el Bayern de Münich, que ya estaba despertando, al que endosó un 4-0 en casa y al que también ganó en el Olímpico 1-2.

Franz y Johan, los jefes de Europa en los 70.

Por su parte, el Real Madrid regresaba a la competición tras dos años de ausencia con dos eliminatorias fáciles ante el I.B. Keflavic y el Arges Pitesti. En los cuartos hubo de superar al Dinamo de Kiev, al que venció en el estadio Bernabéu 3-0 tras empatar sin goles en la ida. Y así se conformó una semifinal que devolvía a los “blancos” a la élite europea pero que, muy a su pesar, le dejaba claro también que no era su momento. Aunque contara en sus filas con Pirri, Amancio o Velázquez, el Madrid no pudo evitar perder los dos partidos, 2-1 en Amsterdam y 0-1 en el Santiago Bernabéu.

El otro privilegiado de esta edición fue la Juventus de Turín que, tras vencer cómodamente al Olympique de Marsella y sufrir más con Magdeburgo y Ujpest Dozsa, se clasificó con autoridad ante el Derby County con Dino Zoff y Altafini como referentes. Un 3-1 en el Comunale fue resultado suficiente para poder jugar la final.

El 30 de mayo del año 1973 el Ajax de Amsterdam se consagraría como tricampeón de Europa, tras vencer en el campo del Estrella Roja de Belgrado, a la Juventus de Turín por 1-0, obra de Rep en el minuto 4.

La nueva temporada traía consigo la decisión de permitir la llegada de futbolistas extranjeros a la liga española, lo que provocó el fichaje de Cruyff por el F.C. Barcelona y, con su marcha, el fin del reinado del Ajax. Hizo falta una prórroga para echar a los tricampeones pero, el CSKA de Sofía, consiguió eliminarles aún estando todavía en los octavos de final.

   El testigo lo recogería el Bayern Münich alemán, y su estrellato recaería en la figura del “káiser” Franz Beckenbauer. No tuvo problemas para superar al Atvidaberg en primera ronda aunque sí para vencer después al Dinamo de Dresden, para el que necesitaría un cómputo global de 7-6. Más tarde, mostraría ya sus armas frente al verdugo del Ajax y alcanzaría unas semifinales igualadas hasta la vuelta.

Allí se encontraba también el Atlético de Madrid que logró hacer ese año su mejor resultado hasta la fecha. En el camino hubo de vencer al Galatasaray turco, con un solitario gol de Salcedo en la prórroga del segundo partido; superó al Dinamo de Bucarest a quien metió un 0-2 en Rumanía y con quien mantuvo la renta en el Calderón con 2-2 en el marcador; Y volvió a ganar en cuartos, al Estrella Roja, por idéntico resultado en la ida y un nuevo empate en casa.

Así pues, el Atlético se encontraba a un paso de jugar su primera final de la Copa de Europa. Como el Bayern de Münich que, del mismo modo, era nuevo en esto. Ambos vivieron unas eliminatorias igualadas. Los “rojiblancos” regresaron de Escocia con un valioso empate a cero frente al Celtic y remataron la faena en el Vicente Calderón con dos goles de Gárate y Adelardo. El conjunto muniqués también empató primero, a uno en este caso, y resolvió en su estadio, marcándole un 3-0 al Ujpest Dozsa.

Lanzamiento de la falta, imparable para Maier.

Y llegó el 15 de mayo, fiesta de San Isidro en Madrid. En el estadio de Heysel, en Bruselas, miles de aficionados se mestraban espectantes ante la llegada de un nuevo campeón. Ni Atlético ni Bayern lo habían sido nunca y eso se notó en el encuentro. Fue intenso, disputadísimo y muy igualado. Hasta el punto de necesitar de una prórroga para resolverlo. Pero, en el minuto 114 se produjo el momento, probablemente, de mayoe felicidad para la afición atlética. Luis Aragonés saca una falta situada al borde del área y, con la pelota aún sobrevolando el área de Maier, levanta los brazos con gran alegría. Gol! El Atleti se adelantaba en el marcador ycasi era Campeón de Europa. Pero los alemanes no se rindieron y asediaron a los madrileños hasta el final, en lo que fueron los 5 minutos más largos de sus vidas. Finalmente para no evitar el tanto del empate, obra de Schwarzenbeck, de disparo duro, seco y ajustado al palo.

El desenlace se produjo dos días más tarde, en un partido de desempate al que acudieron los dos equipos de muy distinta manera. Por un lado, el Atlético había tenido la miel en los labios y veía cómo tenía que volver a luchar. Por otra parte, los jugadores muniqueses creían posible la consecución del título al salvarse in extremis de la derrota. Esa diferencia de parecer se mostró también en el campo donde los alemanes no dejaron lugar a la duda. Un rotundo 4-0, con dos goles de Hoeness y otros dos de “Torpedo” Müller, destrozaron las ilusiones de miles de “rojiblancos” y encumbraron por vez primera al Bayern de Münich.

La 74/75 será una campaña de confirmación. La de que el Bayern es el mejor conjunto de Europa y la de que su juego, basado en la fuerza y la potencia que su físico les permite, está muy por encima del de sus rivales. Una competición sin historia, en la que la superioridad alemana sólo sería noticia si hubiera perdido.El Barça fue el representante español esta vez y derrotó tanto al SK Vöest Linz, como al Feyenoord y al Atvidaberg, sin demasiados problemas.

Rexach en un lance del juego.

Su rival en semifinales sería el Leeds United que arrasó, literalmente, a sus anteriores contrincantes. La otra semifinal la compondrían el Saint Etienne francés y el Bayern, a quien pese a su nivel, le costó defender el título en las primeras eliminatorias.

Los franceses fueron incapaces de marcar un gol a los bávaros, aunque mantuvieron su portería a cero en el partido del Geoffroy Guichard. Posteriormente, primero Beckenbauer y luego Dürnberger, anotaron los goles en la vuelta, que valieron para viajar a París.

Mientras, el Barcelona se quedaba a un paso de jugar la final después de perder por la mínima ante el Leeds por 2-1, con goles de Bremner y Clarke para los ingleses y de Asensi para los “blaugranas”, y de no ser capaces de remontar en el Camp Nou, cosechando nada más que un empate a uno, con goles de Lorimer, primero, y Clares, más tarde.

A finales de mayo, concretamente el día 28, se llenó el Parque de los Príncipes de París para presenciar la final entre el Bayern de Münich y el Leeds United.El resultado de 2-0 a favor de los alemanes no daría de que hablar salvo el modo en que se produjo. El colegiado francés Michel Kitabdjian perjudicó en sus decisiones a los ingleses llegando a anularles un gol legal y a no pitarles un penalti cometido por Beckenbauer.

En 1976 el Real Madrid jugaba de nuevo en Copa de Europa, volviendo a llegar a semifinales, como sucediera tres años antes, y volviendo a caer ante el que sería una vez más el campeón. Ni para los madridistas ni para los bávaros fue fácil. El conjunto de Chamartín tuvo que remontar el 4-1 que se trajo de las islas y le ganó en octavos al Derby County por 5-1. Después pasó por el valor doble de los goles frente al Borussia M. tras el 2-2 de la ida y el 1-1 de la vuelta en el Bernabéu.El Bayern solamente tenía que remontar un gol al Malmoe, pero afrontó la temporada sin “Torpedo” Müller, que se lesionó en la disputa de la Supercopa. Aún asi ganó por un contundente 5-1 en el partido de vuelta con el Benfica después de un empate a cero.

Mientras, Saint Etienne y PSV Eindhoven iban superando rondas y más tarde compondrían la otra semifinal. Una eliminatoria que encumbraría a Larqué ya que, gracias a su gol, el Saint Etienne se colaría en la final de Glasgow.

La otra eliminatoria tendría más historia. Al término del encuentro de ida, disputado en el Bernabéu, un aficionado saltó al campo y agredió al árbitro, el austríaco Linemayr, lo que obligó al Real Madrid a jugar fuera de su estadio sus dos primeros partidos al año siguiente. En lo deportivo no fue capaz de pasar del empate a uno, con goles de Roberto Martínez y Müller, que ya había regresado. En el Olímpico , de nuevo Müller, se encargó de aniquilar las opciones madridistas con dos goles en el primer tiempo.

El día 12 de mayo, en Hampden Park, se vivió una nueva final y el solitario gol de falta de Roth hizo posible el tricampeonato para los bávaros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: