De cómo decidir quién es más grande cuando los que se enfrentan son el mejor equipo del mundo y el más laureado de la historia

No es fácil predecir en estas líneas quién tendrá el privilegio de jugar la final de Wembley del 28 de mayo. Sobre todo cuando el Real Madrid ha sido capaz de poner en duda la hegemonía del Barcelona en el fútbol continental. Su victoria en la Copa del Rey, que por trabajada no deja de ser brillante, muestra la distancia real de estos dos conjuntos: mucho menor que la reflejada en el 5-0 del mes de noviembre. Las diferencias son muchas, sí. Uno, utiliza el balón como nexo de unión entre su juego y la grada; el otro, levanta a la gente de sus asientos a base de exhibir fuerza y velocidad en cada jugada. El Barça viene de dominar el fútbol; rotundamente. El Madrid, de verse desplazado a un papel secundario en el que ni sabe vivir ni se reconoce.

Cristiano celebrando el gol y, prácticamente, el título.

Piqué mostrando la "manita" ante los aficionados.

Pero la opinión pública ha cambiado el gesto. Resulta que se encontró con un partido vibrante, con intensidad, empuje, orgullo, casta, y fútbol. Sobre todo fútbol. Y resulta, además, que los aficionados lo vieron cuando la pelota viajaba en las dos direcciones. Estoy seguro de que el cien por cien de los aficionados que siguieron el partido esa noche sabía que iban a ver espectáculo, pero dudo mucho que una amplia mayoría, incluidos algunos madridistas, creyera que el Madrid iba a estar a la altura. Es verdad que el Barcelona ha encontrado en Guardiola la versión mejorada del creador de su estilo, el mítico Johan Cruyff. Y también es cierto que La Masía está ante la mejor hornada de canteranos que tuvo nunca, sean catalanes o no. Pero enfrente se encuentra el Real Madrid que, de la mano del portugués Mourinho, y con la llegada de grandes estrellas, entre este año y el pasado, pretende recuperar el lugar que por historia le corresponde.

Con el Campeonato Nacional de Liga para los azulgranas y la Copa del Rey para los blancos, comienza el último y definitivo enfrentamiento. Un tercer acto que hallanará o empedrará el camino, pero que solamente  será una vez más el “partido del siglo”.

La otra plaza para entrar en la final se la disputarán el Schalke 04 y el Manchester United en lo que parece una semifinal desnivelada, al menos a priori. De los “diablos rojos” se puede decir que estaban en el ramillete de favoritos a ganar esta Champions el verano pasado y que han cumplido con las espectativas. Del Schalke, que ya están más lejos de lo que ningún aficionado “minero” imaginaba y que, por sorprendente, no deja de ser un equipo peligrosísimo capaz de dejar en el camino al Campeón de Europa goleándole en su propia casa. Cabe destacar, además, que se enfrentarán dos conjuntos que han ganado todos sus partidos en casa (los alemanes) y que no han recibido un sólo gol fuera de su estadio (los ingleses). Habrá que permanecer atentos al orden táctico que sea capaz de mantener el Schalke ante los Rooney, Chicharito, Nani y compañía, así como al contragolpe que practica el conjunto alemán, contando, por supuesto con dos de los mejores guardametas del panorama internacional, Van der Sar y Neuer, aunque cada uno en un extremo de su carrera deportiva. Y por último, merece mención especial la figura de dos futbolistas: Raúl González y Ryan Giggs, que dignifican este deporte cada vez que saltan al terreno de juego. Dos hombres que, lejos ya de sus mejores días, viven en una especie de tiempo extra en el que siguen devorando minutos y disfrutando de cada ocasión como si de un par de juveniles se tratara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: